oribe reyna

En León fue donde comenzó a despegar el vuelo el delantero de las Águilas del América, Oribe Peralta.

El ‘Cepillo’ hoy en día brilla como uno de los mejores delanteros mexicanos en la Liga Bancomer MX y está en uno de los clubes más importantes del país, pero en su pasado tiene piel de León. Prácticamente en el Bajío comenzó toda su historia.

Fue en el año 2003 cuando por un proyecto del entonces directivo Carlos Ahumada, con tan sólo 19 minutos jugados en la Primera División con el Morelia, Oribe Peralta llegó a León.

oribe leon

Su arribo fue discreto, tenía 19 años de edad y no era un refuerzo principal para un equipo que buscaba volver lo antes posible a la Primera División.

En ese entonces no era el gran Oribe, era un jugador más de un plantel donde había elementos como Gustavo Nápoles y el goleador de época, en ese momento, de la Liga de Ascenso, Héctor ‘Yaya’ Álvarez.

Sin embargo, ya tenía pinta de un delantero letal y que si se mantenía por el mismo camino iba a ser lo que hoy es. Sus movimientos en el campo de juego, su manera de vencer al arquero rival y además el ímpetu que ponía en cada juego, era correlón y ganoso, ya prometían a una gran estrella nacional. Ese talento lo hizo ganarse un lugar y durante la temporada del Apertura 2003 y el Clausura 2004 jugó 33 partidos, 28 de ellos como titular, anotando 10 goles. Era dirigido por José Luis Saldívar Berrones.

Incluso, jugó una final por el ascenso contra Dorados de Sinaloa, la cual perdieron por global de 4-3.

En ese equipo también fue compañero de jugadores jóvenes que prometían un gran futuro como el delantero Ángel Reyna y el arquero Cirilo Saucedo.

Su buen paso por el León lo hizo volver a la Primera División y fue fichado porRayados de Monterrey.

Así que es justo decir que Oribe Peralta es una águila con piel de león.

Por Julio Saucedo | ESPN