El técnico americanista se muestra contento, pues sabe que los goles caerán ya que están generando oportunidades.

A Miguel Herrera no le preocupa tanto que el equipo no sea contundente, pues será cuestión de tiempo para conseguir la puntería de sus delanteros. Lo que le encanta es que los jugadores cada vez entienden más su idea y el equipo comienza a jugar como a él le gusta, sin bajar los brazos y dando el máximo esfuerzo los 90 minutos.

También tocó el tema del arbitraje. Donde nuevamente se equivoca en contra del América en dos ocasiones, al marcar un penal a favor del Atlas cuando la jugada fue claramente afuera del área, y al no marcar otro a favor del América en una falta clara sobre Oribe Peralta.

Al final se hizo justicia y América fue justo vencedor y se coloca momentáneamente en la cima. Importante triunfo con un hombre menos.

¡Arriba el América!